Testimonios

Terapia transpersonal #1

Desde joven sentí en ocasiones difíciles y tristes de mi vida un sentimiento fuerte de miedo y de ansiedad; el cual se había venido incrementando con el tiempo, sobre todo en los últimos años en que he tenido que pasar por momentos difíciles e inseguros en relación con mi pareja y mi matrimonio.

Estos sentimientos de miedo y ansiedad los he tenido acompañados de un fuerte malestar estomacal y una fuerte presión en el bajo vientre ( casi como un dolor), sobre todo por las mañanas al despertarm

Con ayuda de diferentes trabajos de energías y meditación había intentado en superar mis temores y ansiedades, logrando disminuirlos en un pequeño porcentaje, pero no lograba erradicarlos por completo o en gran parte como era mi gran dese

A continuación de escribo mi experiencia durante la Sesión con Margarita:

Primeramente ella me explicó que haría un viaje a mis diferentes yo concentrándonos en transmutar el miedo y la ansiedad.

Después de acostarme sobre la camilla, ella realizó unos ejercicios mántricos los cuales me ayudaron a relajar.

Me hizo visualizar una piramide llena de luz en donde yo estaba en el centro. Estando ahí pude percibir la energía renovadora que dicha luz me trasmitía, la cual me dio también mucha fuerza, equilibrio y tranquilidad conmigo misma.

Luego me dijo que abriera una puerta, la cual estaba a mi derecha y era de madera. Al entrar a ese nuevo espacio observé a mi alrededor y no pude ver nada, todo estaba oscuro. Cuando Margarita me dijo de ver hacia arriba, miré las columnas de una iglesia que se cruzaban entre si. En ese momento sentí una emoción fuerte en mi, era una emoción de mucha alegría, algo así como la alegría que se siente al encontrar a un ser querido que de mucho tiempo no le veía. Inmediatamente reconozco que ese espacio o iglesia es mi propio interior, es mi propio yo y siento el deseo de llorar. Me identifico con ese mi espacio hasta lograr sentir una inmensa paz dentro de mi. Margarita me pide de llenar de luz dicho espacio y cuando observo a mi alrededor veo una luz entre rosada y lila, y en el techo pude ver una luz verde clara. A continuación abro una puerta metálica que está frente de mi, al entrar no veo nada, solo siento que es un lugar de forma oval. Margarita me pide de visualizar la luz azul, la cual me relaja aún más y me dá tranquilidad.

Luego ella me dice que visualice un pasillo resplandeciente de luz violeta en donde tendré un encuentro con mi abuela. Inmediatamente veo a mi abuela vestida de blanco y envuelta en una luz blanca. Me emociono mucho al verla, le tomo las manos y la abrazo. Ella me transmite un mensaje de mucho amor y me dice que debo soltar. Nos tomamos de la mano y subimos juntas por un tobogán de luz, el cual se convierte en un ascensor. Al abrirse la puerta del ascensor salgo a un bello campo, el cual está rodeado de montañas y lleno de mucho verde. Entro en contacto con la naturaleza acariciando las diferentes plantas. Margarita me dice de acercarme a un árbol. Me acerco, lo saludo y lo abrazo y al abrazarlo me fundo en él, pasando a ser parte del árbol. Dentro del árbol pude sentir sus raíces como si fueran mías, sentí como la tierra me nutría, trasmitiéndome muchas energías. Pude sentir su sabia correr a través del tronco, la cual me dio mucha confianza en mi misma. También pude sentir como el aire mecía sus ramas, fue todo un bonito sentimiento de libertad y alegría. Al salir del árbol le agradezco la experiencia y me despido de el.

Margarita me dice de visualizar un riachuelo. Yo estoy sentada a la orilla del riachuelo bajo la sombra de un árbol cuando se me acerca una mujer, que al observarla bien, ella tiene todas las edades. Puedo verla de niña, de joven, de adulta y de vieja con su pelo blanco. Inmediatamente siento que esa mujer soy yo. Me fundo en un abrazo con ella, hasta sentir mi propio amor incondicional. De alguna forma sentí una aceptación profunda de mi misma. Fue algo así como un reconocimiento y aceptación de todos mis y

Nuevamente viajo en el ascensor, la puerta se abre a al salir veo un grupo de niños que corren y juegan alegremente. Entre los niños me miro a mi también como niña. Margarita me dice que yo permanezco como adulta y automáticamente desaparece la imagen mía de niña. Me acerco a un niño y le tomo las manos. Le miro a los ojos y me puedo ver reflejada en ellos. Le abrazo y siento un mensaje de su parte de mucho amor y ternura. El me dice que debo soltar, para poder sentir esa alegría incondicional que sienten los niños al jugar. Al final le abrazo y le agradezco su menaje y me despido.

Luego por instrucciones de Margarita me voy a un lugar bastante alto en donde puedo observar precipicios a los lados. Me veo sobre una roca frente al abismo. Me quito un abrigo pesado que llevo conmigo y lo lanzo al precipicio, Igualmente lanzo una caja pesada que llevo conmigo. Veo como el fuego violeta trasmuta todo el peso de esa energía que contienen tanto el abrigo como la caja. Me siento liviana, como si me hubiera quitado un gran peso de encima.

Seguidamente veo un caballo blanco con alas a mi derecha. Me monto en el y volamos juntos hasta una puerta de luz en donde me esperan unos ángeles quienes me reciben con mucho amor. Un ángel me da un abrazo de bienvenida. Me dice que me siente, que ellos tienen algo que mostrarme. A través de un proyector observo a mi familia: a mis hijos a mis padres y a mis hermanos. Les veo tristes y preocupados. La tristeza de ellos puedo sentirla tanto así que siento un dolor en la parte derecha de mi cabeza, también siento dolor en el oído derecho. Me libero de una cuerda que por mucho tiempo me ha unido a mi familia, en sufrimiento y tristeza. Seguidamente aparezco con mi familia bañándonos bajo una cascada, cuyas aguas tienen el poder de transmutar todos los restos de la energía densa que a mi familia y a mi nos había unido. Los ángeles nos acompañan y nos ayudan en el proceso de transmutación.

Seguidamente me convierto en una bebita y mi madre me carga. Ella está dentro de la fuente o río y me carga en su regazo. Me moja la cabeza, el pecho, la barriga, los pies, etc. Siento ese gran amor incondicional de madre que me llena de mucha alegría, seguridad y energía

Seguidamente siendo yo ya una niña, me carga mi padre en sus brazos y me moja nuevamente el cuerpo con el agua, transmitiéndome mucho amor y segurida

Después regreso donde los Ángeles quienes me muestran nuevamente una imagen a través del proyector y pude ver a mi familia feli

Luego paso a una imagen en donde me siento débil, la cual logro transmutar con ayuda de la luz violeta y dorada. Los ángeles me acompañan y me ayudan tanto en la transmutación como en la comprensión del mensaje de soltar, de dejar ir.

Les agradezco a los ángeles su intervención y me despido de ello

Para finalizar me encuentro nuevamente con mi abuela, quien se muestra muy contenta de percibir en mi todo el trabajo que he realizado. Me dice que era necesario e importante soltar, que respete y acepte con amor el camino de los demás para el bien de todos. También ella ahora se va a beneficiar desde este plano donde ahora está.

Su mensaje me hace más consiente de entender que debo seguir mi camino confiando en mi misma. Que debo de ocuparme de mí, aceptar que cada uno hace su propia experiencia de la vida y que cada uno tiene su propia capacidad en lo cual yo debo confiar.

Me queda muy claro el mensaje de soltar y de no volver a cometer el error de aferrarme ni a nadie ni a nada.

Para terminar abrazo a mi abuela y me despido de ella.

Aquí termina mi sesión con Margarit

Te puedo decir que desde que regresé de Barcelona, me siento con una fuerza increíble y con una gran paz interior.

Todos esos miedos e inseguridades se han espumados y a cambio siento una gran confianza en la vida y en mi misma de que soy guiada por una inteligencia interior y de que las cosas van a solucionarse de la mejor manera a su debido tiempo. Los síntomas de miedo y ansiedad, tanto como el malestar en el estómago y en el bajo vientre han desaparecido.

Además siento una bonita alegría en mi de vivir mi vida con mucho entusiasmo y amor. Para decir verdad me siento otra persona, es como si mi vida hubiera dado un giro bastante significativo de lo cual me siento muy contenta. Hasta hoy he notado grandes cambios en mi interior, de forma que ese hecho me permite ver la vida desde otra perspectiva.

Es como si me hubiera quitado un gran peso de encima. Me siento liviana y con deseos y energías de compartir y dar a los demás lo que tengo de ofrecer.

Terapia transpersonal #2

Testimonio de Carmen .. Y después de una de estas sesiones ver a través del corazón, en la oscuridad a través de la luz. El alma se despereza de un angustioso letargo y le salen alas para volar muy alto y repartir el amor que asustado se cobijaba en ese baúl que todos guardamos. Después de una sesión se agudizan tus sentidos, tu pasión, los dolores se aplacan y eres capaz de oír a los demás como a ti mismo, eres capaz, porque el corazón ha sanado y ahora puedes volar en libertad y eres capaz de amarte y amar a los demás como nunca lo hicimos. Gracias Margarita, un beso.

Carmen (Fotógrafa)